lunes, 27 de diciembre de 2010

UNA TARDE DE 1980

Una tarde de 1980 metido en casa con la radio puesta. La música suena y suena, mientras languidece la tarde del domingo; otro domingo más, el de un cuarto solitario, viendo desde la ventana de tu dormitorio la lluvia que cae sobre patio vacío. Y después de 30 años me pregunto: "¿qué hubo más allá?" Que alguien que vivió para verlo me lo cuente.



video

viernes, 6 de agosto de 2010

LA FRONTERA DESAPARECIDA

Y así fue. Cuando tenías aquella edad y empezabas a descubrir aquel espacio tan cercano en tu derredor, que te pareció un mundo lejano. Así, poco a poco decidiste cruzar la frontera y comenzabas a conocer lo que hasta hace poco había sido para tí un lugar desconocido. Nuevos territorios se abrían a tu paso, y con ellos nuevas caras, nuevos lugares, nuevos y largos atardeceres. Conociste la solitaria calle Sierpes de los domingos por la mañana, y en ella, a Vicente, el "del canasto"; luego las Vegas de los futbolines, el kiosko verde de la Pila del Pato, Casa Calvillo, los coches locos del desértico Prado, el vacío Monte Gurgugú del deshabitado Parque, la solitarias murallas macarenas, el descampado y arbolado de Chapina, las peleas en la Plaza del Museo, el cartelón del cine Emperador, el albero de la Gavidia, las vacías vías de Torneo, los besos en los derribos, el Hostal Suiza camino de la parada del 34, la música de la Calle del Infierno, el autobús hacia Pino Montano....

Con el transcurso de los años, aquellas fronteras que separaban tu terreno, fueron difuminándose poco a poco. Te fuiste haciendo mayor y aquellos lugares que envejecieron contigo fueron desapareciendo de tu vista. Ahora, te mueves por otros menesteres y las ilusiones, ímpetus y expectativas han ido menguando; sin embargo, a veces, dentro de ese pequeño espacio que dedicas a tu soledad, a veces miras a tu alrededor y pareces buscar con tu memoria aquel momento que descubriste penetrando en aquellos lugares desconocidos, aquella fotografía que nunca revelaste de aquella frontera desaparecida en la noche de los tiempos.

sábado, 8 de mayo de 2010

LA ALAMEDA DESAPARECIDA

LA ALAMEDA DESAPARECIDA



Continuando con el cambio que se está ejerciendo en Sevilla en los últimos años, aunque realmente los cambios de peso comenzaron lentamente a principios de los 90.


La Alameda de Hércules sevillana no guarda ni por asomo la configuración que fue mostrando desde finales de los años treinta hasta la incluso finales de la década de 1980.



El contexto y entorno del gran bulevar sevillano que yo vivi y conocí, era un lugar en el que predominaba un mobiliario de estética costumbrista, el cual fue abandonándose progresivamente; todo ello bajo la anuencia de las sucesivas corporaciones gubernamentales, quienes a lo largo de sus mandatos trazaban continuos proyectos orientados a cambiar la zona, en aras de mejorar la habitabilidad del lugar; sitio éste, tal como decíamos antes, dejado de la mano de Dios. Sin embargo, un espacio tan extenso en las puertas del Centro de la Ciudad y dentro del Casco Histórico, ofrecía un hermoso bocado para la especulación urbana y de suelo, en líneas generales.


Pero en este blog nuestra intención es recuperar la memoria de la Sevilla de los años 70 y 80, dejando atrás la Alameda Histórica: la romana, la renacentista de Conde de Barajas...o sin ir más lejos, aquella floreciente que conocieron nuestros abuelos o bisabuelos, y sobre la que se ha escrito tanto.


Debemos de centrarnos en la Alameda de la Transición Española; la Alameda de tierra con los parterres y las verjas; de los antiguos prostíbulos; del Casino Ferroviario donde por la noche se establecían partidas de póker que por aquel entonces estaban prohibidas; de aquellos personajes populares como el "Joseliqui" o María "La tonta"; de Chispitas, de la cafetería Las Maravillas; de los domingos solitarios....

A la izquierda, una foto-postal de un extremo Alameda de Hércules, realizada desde el antiguo y desaparecido colegio San Luis Gonzaga, el cual alberga actualmente una pizzería, aunque conserva gran parte de la fachada primitiva. Esta imagen puede datar de finales de los años 60, sin embargo la tipología es la misma que se conservó hasta la última reestructuración de la Alameda, a mediados de la década del 2000. Ya en los años 70 y 80, la superficie contininuaba siendo de tierra arenosa amarillenta, mientras que los parterres y setos estaban en su mayoría secos, al igual que la imagen del jardín rectangular central. Sin embargo la misma configuración continuó durante años y años.
Actualmente, sólo los hércules permanecen intactos, al igual que los leones del otro extremo, mientras que sobrevive una cantidad de árboles mucho menor al que hubo entonces, siendo muchos de ellos derribados.










Una imagen del desaparecido Cine Ideal, tomada en 1978. A principios de los años 90, este histórico Cine de Verano, situado en la C/ Jesús del Gran Poder, era comparable en solera a los también desaparecidos Santa Catalina o el Alfarería trianero, fue un lugar lúdico en las noches del estío sevillano. Tiempos para películas de Bruce Lee, Terence hill y Bud Spencer.... Frente a él se hallaba una Casa de Las Sirenas totalmente abandonada y en estado ruinoso; hace algunos años fue restaurada en su totalidad, siendo ahora un edificio perteneciente al Distrito del Ayuntamiento de Sevilla. Sin embargo, aunque la fachada del Cine se conserva (a excepción de la puerta de entrada y el portalón de su derecha), ahora es una vivienda.






A la izquierda y abajo, en la Alameda, dos imágenes tomadas desde el principio de la calle Niño Perdido. La primera fotografía, realizada el año pasado, muestra al fondo un antiguo prostíbulo que en 2009 ya estaba cerrado, mientras que actualmente es una casa en vías de reforma, en la que pone el cartel de "se vende". A la izquierda también había otro par de" casas de putas". La instantánea de abajo nos enseña la misma escena, pero en 1978, con el actualmente desaparecido Bar Seire (en su lugar vemos otro establecimiento distinto en la imagen actual) y el tráfico habitual de chulos y prostitutas perteneciente al lúmpen del lugar; gente autóctona que vivía por aquellas calles. Más a la derecha, en Joaquín Costa se hallaba la whiskería "La Vaquilla", que se hizo popular porque ardió completamente, en la primera mitad de los años 70.


Hoy en día, aquellos prostíbulos han desaparecido casi en su totalidad, quedando unos tres o cuatro prostíbulos activos.

Imagen anteriormente referida: fondo de la calle Joaquín Costa, vista desde el principio de Niño Perdido. Aún se conserva la fachada de la casa cercana al prostíbulo, el cual es el edificio de la cenefa -se mantiene aún la misma-, y que era otro bar "de mala muerte", muy típico de la Alameda de Hércules de los años 70 y 80, de los que solían lucir el letrero de un hombre o una mujer bebiendo, publicitando a la cerveza Cruzcampo.






Abajo, otra comparativa de imagenes. En primer término un taller conocido por "Recauchutados Mesa", justo en el margen derecho de los "Hércules" de la Alameda. Estaba pintado de amarillo, con rayas azules. Actualmente desaparecido, la configuración es muy distinta a la actual (siguiente foto), aunque el edificio se conserva en parte. En su lugar existe un moderno establecimiento de ambiente gay. A la izquierda, entrada a la calle Barco. A la derecha, un derribo donde hubo otro edificio que fue demolido y que incluía un kiosko de color verdoso.























Otro de los cambios que se efectuaron en La Alameda, afectó a los edificios que se hallaban abandonados, mientras que otros negocios particulares también desaparecieron con el paso de los años. Dos ejemplos claros fueron el Colegio San Luis Gonzaga, que era un edificio del siglo XIX, esquina Trajano-Alameda, cerrado en el año 1978, así como el establecimiento de quinielas Chispitas, el cual cerró sus puertas a mediados de los 90. Abajo, esquina del San Luis Gonzaga, en 1981, que mostraba carteleras de los cines de entonces. Hoy en día es un restaurante-pizzería. En la foto abajo, Chispitas en 1972.




EL MERCADILLO AMBULANTE: DE LA ALAMEDA AL CHARCO DE LA PAVA

1978 fue el año en que de una forma inesperada se fueron colocando los primeros puestos ambulantes en la zona de la Alameda los domingos por la mañana. Aquellos asentamientos fueron poco a poco extendiéndose por el bulevar hasta terminar por ocuparlo completamente a principios de los años 80.

El mercadillo ambulante tuvo larga vida, pues hasta 2002 mantuvo su cita dominical. Cas veinticinco años de existencia fueron borrados de un plumazo y los vendedores se vieron obligados, por decisión del Ayuntamiento, a tener que trasladarse provisionalmente a la calle Torneo. De allí pasaron al Charco de la Pava, para ubicarse actualmente cerca del Estadio Olímpico.

Sin embargo, durante su transcurso, el mercadillo proporcionó muchísima vida a la Alameda sevillana. Los bares de la zona hacían su negocio nada menos que en domingo, y los transeuntes podían pasear y hacerse con artículos viejos o de segunda mano.

Abajo, escena habitual de un domingo en la Alameda en 1979. Con los Hércules al fondo, el mercadillo enriquecía con su vida el bulevar alamedano, en aquellos domingos solitarios. Ya hace años que dejó de existir.



Continuará...

























miércoles, 7 de abril de 2010

LA SEVILLA DE LOS 80: DISCOTECAS DE 8 A 12

¿Salías a discotecas el sábado? ¿te quedabas en casa o qué hacías? ¿recuerdas a qué disco ibas? Partamos de que las salas de discos y fiesta en la Sevilla de los años 80 se hallaban algo estratificados; no se conocían complejos donde estuvieran agrupadas. Esta circunstancia, unida a que con ciertas edades por aquel entonces solías salir temprano para recogerte pronto, suponía que básicamente no tenías muchos sitios donde acudir, por lo que había que seleccionar uno o dos en un mismo día. Ese sería el panorama. Ahora veamos cuáles eran la mayoría de las distintas discotecas / locales de diversión para adolescentes (y no tanto), abiertos durante el período 1984-1989 (yo tenía de 15 a 21 años):

ZONA LOS TRIANA-LOS REMEDIOS

- EM (*). Entrada a Tablada, antes del Puente de las Delicias, Carretera de la Exclusa. Apertura en 1988. Línea similar a la RRÍO. Luego cerrada y abierta en diversas etapas bajo otros nombres.

- RRÍO (*). Calle Betis. Apertura a finales de 1987. Con esta discoteca se abandona el clasicismo habitual: se establecen dos horarios, se cierra a altas horas de la madrugada y se introduce música house, acid. Otra novedad fue el establecimiento de los carnets de socios y del derecho de admisión. Coincide justo con el final de la movida de Los Remedios, cuyo centro principal hasta entonces giraba en torno a la Plaza "del Fresas" ( entre Monte Carmelo y J.Sebastián Elcano).

- Tucán / Sherezade. 1983 a 1985. Alrededor de 1990 Discoteca Gran Vía. Al final de la República Argentina, AVDA Blas Infante. Horario para adolescentes: de 20 a 24h.

- Piruetas (*). 1985-86, reabierta en 1988, cerrando ese año. A principios de la calle Asunción, hoy Bingo Los Remedios. Horario para adolescentes: de 20 a 24h

- Hola Ola. 1984-86 (*). Calle Salado, junto a Hotel Resitur. Horario adolescentes: 20 a 24h. Abajo izquierda, posavasos. En el verano 1986 hice algunos turnos poniendo discos.



















- Skkiper. Monte Carmelo 8. Primer horario: 20 a 24h.

- Tramps, luego le cambiaron el nombre en 1989. Quizá antes Colina de la Fresa. 20-24 horas.
Abajo, estado actual de abandono del Skipper. Pronto desaparecerá y pasará a la historia.
EL PORVENIR

- Don Felipe. 1984-88. Principios de la Avenida Felipe II. ¿Actual Doblón?. Horarios recuerdo tarde.

- Zodiac. Final de Felipe II. Esquina Ramón Carande /Avda La Paz. 1965 hasta el 90.

CENTRO-CASCO ANTIGUO

- Club Holiday. 1975-1992. Calle Jesús del Gran Poder. Horario ininterrumpido a partir de las 20'30. Cerrado desde el 93 hasta el 98 aprox. Luego Yesterday, Holiday La Booite, y de nuevo Holiday. (*). Abajo, invitación sin consumición para el día 18 de julio de 1987.










- Metal. 1984-86 y 89 (como Acordes). Calle Jesús del Gran Poder, frente al Conservatorio Superior de Música. Actualmente es una papelería. Quizá dos horarios.

- El Muro (1983) / Disco Límite (1986). Ronda Capuchinos. Se hallaba en un lado de un bloque de viviendas frente a la Heladería La Pradera y el vivero.

- Contrapunto (1986). Donde se encontraba el desaparecido cine Rialto / Novo Rialto.

- Centros (1984). Quizá por la Alcaicería. Horario más bien tarde.
- La Reja. 1983 hasta finales de los 90. C/ Santa María de Gracia 13, junto a Sierpes.

















En esta lista no hemos incluído ni Discotecas exclusivamente de verano (aunque sí las que abrían durante todo el año (*) ), ni tampoco pubs o bares de copas. Todo ello tendrá próximamente su apartado.












domingo, 4 de abril de 2010

un cuadro detenido en el tiempo

Tras finalizar esta azarosa Semana Santa, pude ver la cofradía del Polígono de San Pablo; Hermandad moderna que este Lunes Santo tuvo que refugiarse en San Pedro debido a la lluvia, por lo que hoy, Domingo de Resurrección, continuó su estación penitencial hacia su lejana capilla. Una muchedumbre congregada que había vencido al cansancio de los días anteriores, se dio cita para acompañar a su procesión desde la salida del improvisado templo. Entre marcha y marcha, entre cientos de nazarenos sin túnica y con medalla, la cofradía penetró en la calle Jaúregui con la gente agrupada en las aceras e inundando las hileras de los sonrientes hermanos, quienes a trancas y barrancas se esforzaban por avanzar. Durante algunos instantes me volvió a invadir el pesimismo que en estos días tan especiales me ha traído esta invasión de visitantes, que acaparando las calles, impiden a los que vivimos desde siempre en el Centro, podamos tener una Semana Santa medianamente tranquila, tal y como la teníamos hace algunos años. Y cuando lo veía todo perdido, pasando la Puerta Osario, de repente me hallé con una amplia y despejada María Auxiliadora. Al principio no salía de mi estupor hasta que mis ojos comenzaron a jugar con el espacio en derredor. Y no importó el día, ni qué cofradía pudiera estar alli en aquel momento. Durante muchos minutos, una nueva estampa se transformó en algo que pudo suceder en otros lugares décadas atrás, ya que la amplitud del bulevar unida a unos cientos de seguidores me trasladó a un marco añejo, auténtico. Mientras el Sol lució entre las aún genuínas fachadas de otros tiempos perdidos no tan lejanos, filtraba su rosario de luz entre las varas de un sencillo palio, iluminando a María. Había asistido a un pequeño milagro que me transportó a aquella niñez, y que no era otra cosa, sino sencillamente de disfrutar de un paso.

jueves, 25 de marzo de 2010

Aquellos domingos de los setenta (II)


Bien pudieran ser aquellas tardes dominicales de finales de los años 70 o de aquellos principios de los 80. Al fondo se escuchaba la voz de Joaquín Prat en aquel Carrussel Deportivo, diciendo que todavía quedaban "nosecuantos" días para el Mundial 82 y los anuncios de las boquillas Targart. Paralelamente, la tranquila televisión que en la UHF nos ponía el programa MÁS ALLÁ, dirigido por Jiménez del Oso; un encuentro con lo paranormal en la solitaria tarde del domingo, algo que se salía del resto de la programación, con aquella sintonía que me ponía los pelos de punta. Y en las calles soledad: la zona de la Macarena, San Marcos, el Pumarejo, San Luis....un kiosko verde oscuro, de madera, con un señor mayor dentro "¡ Ah, ya recuerdo ! ¡ Pero si ese era el kiosko de Perales, el que jugó en Tercera División con el Betis a principios de los 50 !"....Joé, y pensar que nunca me lo dijo aquel "Cervan" de "cuéntame lo que pasó" en la Sevilla rancia y vacía de aquellos años. Pero bueno, la verdad es que nadie pudo pensar que todo aquello se perdería en el túnel de los tiempos. Anoto entre otros recuerdos: una vieja cartelera del cine Apolo, encuadrada en madera verde pintada, colgada en la esquina del Pumarejo; sí, la sala aquella que estaba por la calle Sol, antes de llegar a Santa Catalina; Vicente el del canasto, aquel personaje marginal autóctono que los domingos por la mañana llevaba una cestita y simulaba que guardaba en ella un pájaro, cuyo ruido imitaba....Si hubiera tenido entonces la consciencia de ahora seguro que todo aquello lo hubiese fotografiado para la posteridad. Y hoy en día, tantos móviles y cámaras digitales, pero qué poquitos sitios quedan en mi Sevilla tranquilos, exentos de bicicletas y de transeúntes. Sí, nuestros hijos recordarán lo actual, pero a modo de esta pequeña Calcuta en la que se ha transformado nuestra incomparable ciudad.

Arriba del todo, carátula del programa de TV Más Allá (1976-1982)

lunes, 21 de diciembre de 2009

MEMORIAS DE UN PARANOICO EN SEVILLA (3): EL DOMINGO EN LOS 70

AQUELLOS AÑOS PERDIDOS: LOS DOMINGOS

El domingo, uno de los días que más marcaron mi infancia. Para mí significaba levantarme sin escuchar ruidos de vecinos, porque entonces no había tantos pisos alquilados y la gente joven, aparte que tenía otros menesteres, aún no gozaba de esa libertad, la cuál actualmente es un libertinaje, que considero producto de un fracaso del sistema. Como decía, sin sonidos molestos y sin movimientos ajenos, miraba desde la ventana de mi cuarto el imperturbable paisaje de las plantas del patinillo. Luego me ponía a jugar con mis geyperman, madelman, indios y vaqueros comansi, click de famobil o airgamboys en aquel patio vacío de gente y lleno de macetas.

A veces ponía el televisor: Gente Jóven era un programa sereno, sin espónsores, sin grandes movimientos, sin pantallas seccionadas para móviles.....un concurso estable, sin cambios de presentadores. Los concursantes eran serios y todo parecía sencillo, sin rebuscar. ¿Para qué coño quiero estos concursos que se anuncian hasta la saciedad, con tantos espectáculos sonoros, de imágenes, de sexo y de gente vulgar? ¿para qué?

Y qué tranquilidad la tarde. Los momentos vespertinos me ofrecían algunas opciones, tales como quedarme en casa o ir al cine. Si elegía lo primero, siempre tenía ese mundo de la televisión, en el que de sobremesa estaba "La Casa de la Pradera".....aquéllo era tan tan normal verlo, con su sintonía, aquella melodía del principio, y también la del final.




Más tarde, a eso de las 16h, recuerdo aquellas "Voces a 45", programa musical presentado con naturalidad y sin estruendos. Pero paralelamente, mi padre ponía el Carrussel Deportivo; el fútbol, entonces me daba la impresión de un mundo respetable y serio, no como los programas éstos de humor que muchas veces maquillan la esencia del fútbol, y que empezaron con el Canal Plus aquel.